domingo, 9 de enero de 2022

JUDÍAS VERDES CON COMINO


 La receta que te traigo hoy es sencilla a más no poder, pero después de comidas elaboradas, más o menos pesadas, ¿a quién no le apetece comer algo sencillo y que tenga verdura? El lema de esta temporada en Cook and Spoon es hacer platos sencillos, con pocos ingredientes, que sean sanos ya que tenemos que cuidarnos al máximo, y que no tengamos que invertir demasiado tiempo en su preparación. Esta receta de judías verdes cumple con todos los requisitos.

En CocinArte, este mes, nos invitan a inspirarnos en una pintura. En este caso en el cuadro de Degas Bailarina basculando (bailarina verde), pintada entre 1877 y 1879.





Ingredientes para 2 personas:

250 gr de judías verdes 
1 cucharada de aceite de oliva
 1/4 de cucharadita de granos de comino 
2 dientes de ajo muy picados
guindilla
1/4 de cucharadita de cúrcuma
pimienta





Te puedes saltar directamente el primer punto si usas judías verdes ya cocidas. Entonces tardarás cinco minutos como mucho en tener el plato de judías verdes listo.

1. Lavamos y cortamos las judías verdes en trozos pequeños o tiras para que se hagan antes. Las cocemos en abundante agua hasta que estén casi hechas. Ese momento en el que empiezan a estar blandas, pero todavía están crujientes. Es entonces cuando las vamos a apartar del fuego y escurrir porque se terminarán de hacer con las especias.





2. Calentamos el aceite en una cazuela y añadimos los granos de comino. Removemos e incorporamos el ajo, guindilla, cúrcuma y las judías verdes. Añadimos un poco de pimienta y rehogamos hasta que las judías ya tengan la textura deseada. Puede que te gusten más hechas o más crujientes.





miércoles, 5 de enero de 2022

MOJICONES

 


Os presento al señor mojicón, ese dulce de toda la vida que tiene el super poder de trasladarte a tu infancia solo con llevártelo a la boca. No son tan esponjosos como las magdalenas, pero esa miga prieta tiene su encanto, no te creas, porque para disfrutarlos bien, se recomienda mojarlos en una taza de chocolate caliente. 

En Cooking the Chef el reto este mes era de lo más dulce porque la chef elegida es Alma Obregón. ¿Quién no la conoce? Personalmente me encanta su estilo fresco y natural y sus aventuras en Instagram. Como no podía ser de otra forma, la receta elegida debía ser dulce, pero el problema era cuál. 




De todos los libros que ha publicado, me fui al último, Repostería tradicional: recetas para recuperar los sabores de siempre, y empecé a echarle un vistazo. No sé cuántas vueltas le habré dado al libro porque no era capaz de decidirme. Me gustaban todas: bambas de nata, suizos, bollos de mantequilla, el roscón de reyes, la tarta San Marcos... Pero me quedé al final con los mojicones.

Y aquí os dejo la receta, fácil y que no tiene pérdida. 



Ingredientes:

160 gr de azúcar blanco
230 gr de harina floja
70 gr de mantequilla fundida
4 huevos a temperatura ambiente
2,5 cucharaditas de levadura química
ralladura de medio limón

Precalentamos el horno a 180ºC.




1- Para que suban bien el secreto está en batir bien los huevos, el azúcar y la ralladura de limón. Batimos  unos cinco minutos hasta que la mezcla sea esponjosa y haya cambiado de color.

2- Incorporamos la harina y la levadura previamente tamizadas con cuidado porque no queremos que se nos baje la mezcla y  desaparezca el aire que le hemos metido al batirla tanto.

3- Finalmente añadimos la mantequilla. Al hacerlo te va a dar la sensación de que la mezcla  se corta, que no va a salir nada, pero sí. Solo hay que mezclar con cuidado y verás cómo se va integrando la mantequilla y la masa está lisa y sedosa, perfecta para nuestros mojicones.




4- Es el momento de rellenar nuestros moldes hasta dos tercios de su capacidad y horneamos hasta que estén dorados. Depende del horno de cada casa, pero unos 25 minutos serían suficientes. Disfruta del olor que sale del horno, el olor a infancia.

5- Los sacamos del horno y esperamos a que se enfríen para espolvorear azúcar glas por encima.

Ahora ya sí puedes devorarlos.

viernes, 22 de enero de 2021

SPONGE CAKE DE CHOCOLATE CON SALSA DE CHOCOLATE



Después de zamparnos un Sloppy Joe con sus panecillos de cerveza negra, aros de cebolla fritos y coleslaw para rebajar, tenía medio claro que la siguiente receta debía ser ligera y a ser posible con verduras. Y conste que está preparada, fotografiada, comida, digerida y casi redactada. Peeeeero se cruzó en mi vida este sponge cake de chocolate con salsa de chocolate y no he podido aguantar esta receta en el escritorio de mi ordenador. Tenía que contaros que he descubierto la receta definitiva de un bizcocho esponjoso y delicioso. Además luego lo vamos a bañar en una salsa de chocolate igual de buena. Tienes que probar este bizcocho, de verdad. Seguiré probando recetas, pero dudo que encuentre otra igual.



Ingredientes:

250 gr de mantequilla sin sal

100 gr de chocolate (70%)

4 huevos

150 gr de azúcar blanca

100 gr de azúcar moscovado

250 gr de harina bizcochona

1 cucharadita de levadura

1 cucharadita de extracto de vainilla

125 gr de leche templada

Antes de ponernos con el bizcocho, precalentamos el horno a 180º y engrasamos un molde de 20 cm. Me sobró masa así que si tienes un molde un poco más grande aprovecharás toda la masa de una vez. 

1. Fundimos el chocolate junto con la mantequilla en un cazo al baño María o en el microondas sin remover. Una vez ya estén fundidos, removemos hasta obtener una masa homogénea.

2. Batimos los huevos con los dos tipos de azúcar hasta que cambie de color y esponje. Sin dejar de batir, incorporamos la mezcla de chocolate y mantequilla, harina, levadura y extracto de vainilla para acabar con la leche templada. 



Llegados a este punto te aviso que te van a entrar ganas de comerte la masa a cucharadas. Imagina que tienes delante para ti sola una mousse de chocolate de lo más esponjosa. Bueno, pues eso es lo que vas a verter en el molde y llevar al horno.  

Después de 40-50 minutos en el horno ya tendrás un bizcocho de chocolate que te va a robar el corazón. Ya así sin nada más es perfecto, pero queremos mejorarlo porque en esta vida hay que intentar mejorarlo todo, hacerlo lo más bonito, agradable, y en este caso, delicioso posible.

Para la salsa de chocolate necesitamos:

200 ml de leche entera

400 ml de nata para montar

100 gr de coccolate (70%)

2 cucharadas de golden syrup

2 cucharadas de ron (opcional)



Calentamos la leche y la nata hasta que casi hiervan. Añadimos el chocolate, golden syrup y ron. Removemos fuera del fuego hasta el chocolate se funda. 

Ahora ya podemos servir nuestro bizcocho de chocolate con la salsa de chocolate. 

Perfecto para un fin de semana lluvioso o para enderezar cualquier día nublado.




sábado, 9 de enero de 2021

SLOPPY JOE, AROS DE CEBOLLA Y COLESLAW



Como te dije en la anterior receta, esta no es ni delicada ni sofisticada. Más bien es la comida para un día que te reúnes con tu gente, mucha gente para celebrar algo. De hecho, estoy pensando que puede ser perfecta para el día que por fin podamos juntarnos. De momento nos vale para nuestra cita con CocinArte.

Cada mes tenemos que inspirarnos en una obra artística y elaborar una receta que nos inspire. Este mes la obra propuesta es Mujer fumando de Fernando Botero. Se trata de una escultura realizada en bronce en 1987 que muestra las formas voluptuosas que tan características en las obras de este autor.




¿Qué receta puedes preparar inspirada en esta escultura? Desde luego, la mujer tiene pinta de disfrutar de la mesa, de pasárselo bien comiendo y no importarle mancharse los dedos comiendo. Y se me vino a la mente este Sloppy Joe. El panecillo redondo, la carne que se desparrama y se sale del pan mientras lo comes, los aros de cebolla fritos y la ensalada para darle el toque refrescante. 

No te desanimes al ver la foto y no pienses que te va a llevar mucho tiempo porque no es así. Puedes tener casi todo listo con antelación y lo único que habrá que hacer en el último momento son los aros de cebolla.  Puedes comprar panecillos de hamburguesas, por supuesto, pero si los haces en casa estarán infinitamente mejor y sabes qué comes. Los que ves en la foto son perfectos para este tipo de preparación porque la miga aguanta la grasa de la carne y no se van a poner blandengues.




¿Nos metemos en la cocina? Vamos.


Ingredientes para el Sloppy Joe:

6 panecillos de hamburguesa

500 gr de carne picada (ternera y cerdo en mi caso)

1 cebolla mediana picada fina

3 dientes de ajo picados

1 pimiento verde picado

35 cl de concentrado de tomate

4 cucharadas soperas de ketchup

1 cucharadita de salsa de Worcesteshire

1 cucharada de azúcar moreno

1 cucharadita de mostaza

12 cl de agua

sal

1 cucharadita de tabasco

pimienta



1. En una sartén a fuego medio rehogamos la carne picada y la cebolla unos 10 minutos. Vamos desmenuzando la carne con la ayuda de una cuchara de madera porque no queremos trozos grandes. Queremos que la carne esté muy suelta.

2. Añadimos el ajo y el pimiento. Seguimos rehogando.

3. Incorporamos el resto de ingredientes y cuando empiece a hervir, lo dejamos que se cocine 40 minutos a fuego suave.

Rellenamos los panecillos con la carne caliente.



Para los aros de cebolla:

2 cebollas grandes

aceite de oliva

1 huevo

125 ml de leche

75 gr de harina

2 cucharadas de Maizena

1/2 sobre de levadura

sal

una pizca de pimentón 

algo menos de media cucharadita de azúcar

1. En una sartén vertemos el aceite y dejamos que se caliente

2. Preparamos la masa mezclando los ingredientes se cos y líquidos hasta que tengamos una mezcla sin grumos.

3. Cortamos las cebollas en rodajas y separamos las rodajas en aros.

4. Los sumergimos en la mezcla y los vamos friendo hasta que estén dorados. Dejamos que escurran el aceite sobre papel absorbente.



Para la ensalada de repollo :

150 gr de repollo picado en juliana

150 gr de zanahoria rallada

40  gr de azúcar

2 cucharadas de vinagre

60 gr de mayonesa

60 gr de yogur 

sal

pimienta

1. Mezclamos los ingredientes de la salsa y vertemos sobre la mezcla de repollo y zanahoria. Procuramos que toda la verdura quede cubierta por la salsa y dejamos reposar en la nevera

martes, 5 de enero de 2021

MADELEINE DE PROUST

 


En los últimos años parece una tradición que la primera receta del blog sea dulce. Como ya te he comentado en alguna ocasión, prefiero el salado al dulce, un bocata de chorizo al más delicioso pastel. Pero creo que algo dulce puede invocar a la parte amable y positiva del año que estamos comenzando. Y aunque solía incluir el chocolate como ingrediente, este año he decidido desterrarlo y decantarme por un dulce delicado, esponjoso y sofisticado como estas pequeñas madeleines. Quizás así, quién sabe, podamos pasarle esas cualidades al 2021😉





El reto de Cooking the Chef de este mes se centra en Julie Andrieu. A veces, al ver el chef asignado me entra un poco de preocupación porque o bien no lo conozco o simplemente no encuentro recetas suyas que me llenen y tardo mucho en decidirme, pero con Julie no fue así. ¿Has visto sus programas de televisión? Lo primero que te llama la atención es su elegancia y su sonrisa. Luego, por supuesto, sus recetas y finalmente sientes la necesidad de irte a la cocina y preparar algo para comer. Uno de sus programas estaba dedicado al escritor Marcel Proust y a sus platos preferidos. Por supuesto, una de las recetas que hicieron fue la de las madeleines. No necesitas muchos ingredientes, ni grandes conocimientos en cocina, ni mucho tiempo para disfrutar de estos pequeños bocados tan deliciosos, algo sofisticados y reconfortantes en los tiempos que corren.




Tengo que confesarte que esta no es la primera vez que hago madeleines. De hecho, en el blog tienes otra receta con fresas y pistachos que te recomiendo que pruebes. Pero me llamó mucho la atención la forma de prepararlas y especialmente uno de los ingredientes, la miel, algo que no me he encontrado en ninguna otra receta que haya visto. Y si hay algo diferente, bien, entonces, tengo que probarlo y te diré que la miel le da mucha personalidad. 




Ingredientes:

200 gr de mantequilla
150 gr de azúcar
60 ml de leche
3 huevos
30 gr de miel
vainilla
200 gr de harina
10 gr de levadura

1. En un bol batimos los huevos, azúcar, leche, miel y vainilla.

2. En otro bol aparte mezclamos la harina y levadura ya tamizadas y las añadimos a la mezcla anterior.




3. Fundimos la mantequilla en el microondas o en un cazo que llevaremos al fuego. luego la vamos añadiendo poco a la masa mientras seguimos batiendo. Al terminar de incorporar la mantequilla aumentamos la velocidad de batido.

4. Con la ayuda de una cuchara o una manga pastelera, vamos rellenando los moldes de las madeleines, pero sin llegar al borde y horneamos a 200º unos 15 minutos o hasta que veas que están doradas.

Ya solo nos queda esperar a que se enfríen y disfrutarlas de una taza de chocolate, té o café.

Nos vemos el sábado con una receta nada delicada ni sofisticada. Ahí lo dejo 😉