lunes, 8 de octubre de 2012

CARRILLERAS DE CERDO A LA VAINILLA CON PATATAS CONFITADAS Y PIÑA



Esta receta es para hacerla tranquilamente un día que no tengas prisa, un día en el que puedas dejar que el guiso se haga lentamente y que quede toda la cocina impregnada de un delicioso sabor a vainilla. Sí, porque vamos a usar vainilla para hacer una salsa que no es de este mundo, ya te lo voy diciendo, y que queda mejor si no se tritura. La receta original, que yo he modificado en algunos aspectos, recomienda triturar pero al hacerlo se modifica ligeramente el sabor y si no te importa encontrarte cebolla o trozos de zanahoria, no lo hagas. Las patatas confitadas en aceite  con una rama de romero y la piña a la plancha son el acompañamiento perfecto para el plato.

Ingredientes para 4 personas:

1,5 kg de carrileras de cerdo
2 cebollas grandes
2 zanahorias
1 copa de brandy
100 ml de oporto o un vino dulce
200 ml de vino tinto
caldo de carne
1 vaina de vainilla
sal

Para la guarnición:
1/2 piña pequeña
200 gr de patatas
aceite
1 rama de romero

1. Empezamos picando las cebollas y zanahorias en juliana fina. Si decides al final triturar la salsa no hace falta que lo piques todo tan fino, vale en trozos medianos. Vamos a rehogar las verduras en aceite hasta que empiece la cebolla a estar transparente. En este momento  retiramos las verduras de la cazuela que estemos utilizando y las reservamos.
2. Ahora es el turno de las carrilleras. Las limpiamos retirando el exceso de grasa que puedan tener y salamos. Vamos rehogando en la misma cazuela hasta que estén doradas. Notarás que al principio se pegan al fondo de la cazuela pero no te preocupes. Sabrás que están listas cuando se despeguen fácilmente. Además ese "repegado" luego le va a dar un saborcito maravilloso a la salsa. Probablemente tendrás que rehogarlas en tandas así que ve reservándolas en un plato. Cuando ya las tengas todas doradas añadimos el brandy y flambeamos.



Cuando se haya evaporado el alcohol agregamos las verduras, vainilla, oporto, vino tinto y cubrimos con caldo de carne. Con un cuchara de madera no se te olvide remover todo y, sobre todo, rascar el fondo de la cazuela en el que está el maravilloso "repegado". Vamos a dejar cocer lentamente hasta que las carrilleras estén blandas. ¿Cuánto tiempo es eso? Pues las mías tardaron algo más de una hora pero mereció la pena esperar porque la vainilla suelta todo su aroma y no veas cómo huele todo. Alimento puro. Pero si tienes mucha prisa, olla express y listo. No te quedes sin probar esta maravilla por falta de tiempo.
3. Una vez cocidas las carrilleras tú decides si trituras la salsa o la dejas como está. ¿Mi consejo? Déjala tal cual. No sé pero a mí me gusta más así. Hagas lo hagas recuerda que hay que retirar la vainilla. La pobre ya ha cumplido su misión. Si ves que te has quedado muy líquida todavía, retira las carrilleras y deja que siga cociendo hasta que tenga la consistencia que más te gusta.



4. Vamos con la guarnición. Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas no muy gruesas. Las ponemos en una cazuela y cubrimos de aceite y una rama de tomillo. No queremos que se frían sino  que se hagan lentamente, a baja temperatura, sin que el aceite hierva. Quedan suaves y perfumadas con el romero. Pueden tardar entre 15 y 30 minutos.
5: En una plancha caliente dejamos que la piña se dore para terminar el plato.
6. ¿Emplatamos? Venga, que la gente ya quiere comer. Servimos las carrilleras con la salsa caliente, las patatas y piña. Creo que una ensalada sería el complemento perfecto.
Espero que te guste.

Fuente: Arzak.

24 comentarios:

  1. Me estoy imaginando el olorcito tan rico de tu cocina.besicos

    ResponderEliminar
  2. Que buena presentación y que aspecto tan delicioso! Besos

    ResponderEliminar
  3. Ya esta copiada!! Impresionante de buena!! Besos :)

    ResponderEliminar
  4. Vaya receta más rica..... y con más buena pinta.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Pilar, éste si es un plato super completo, los ingredientes son excelentes y el resultado estupendo, besos
    Esmeralda

    ResponderEliminar
  6. Un lujazo de receta,se ve deliciosa...
    Las carrilleras son la carne más tiernita que conozco, ideales para un plato especial, de esta envergadura!!!

    ResponderEliminar
  7. Originalísima la salsa con vainilla, seguro que le da un toque diferente a las carrilleras.
    La guarnición es también de lo más apetecible.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Desde luego debe de ser una delicia tener el bocado perfecto en la boca, tomo nota

    besos

    ResponderEliminar
  9. Que bien suena todo lo que has hecho…… pero yo no lo he probado nunca.

    ResponderEliminar
  10. Soy una fan absoluta de las carrilleras, me parecen un bocado muy sutil y estas tuyas tienen un aspecto buenisimo¡¡ besotes de lunes

    ResponderEliminar
  11. Bueno bueno, sin cometario estas recetas con mezclas de sabore me encantan!! las carrilleras salen siempre tiernisimas ..un plato delcioso.+
    laura

    ResponderEliminar
  12. Mmm, vaya pintaza que tienen!
    Me gusta la salsita con la vainilla y el acompañamiento de la piña..le tiene que dar un toque super especial. un beso

    ResponderEliminar
  13. Te puedo asegurar que la carrillera en salsa con piña flambeada esta de escándalo (tengo la receta en mi blog) pero como tu la has preparado no le tiene envidia alguna, ya me gustaría probarla, besitos

    ResponderEliminar
  14. Essa carne tem muito bom aspecto e depois acompanhado com o ananás fica perfeito.
    boa semana
    bjs

    ResponderEliminar
  15. Qué cosa ese toque de vainilla junto al acompañamiento de piña, me encanta el contraste dulce-salado así que estoy segura de que estas carrillears triunfarían conmigo! Besos

    ResponderEliminar
  16. Esto es una delicia en todo sentido, sabores, texturas y aromas!

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. las carrilleras son de mis platos favoritos y de esta manera seguro que estan deliciosas porque las fotos lo dicen todo!! geniales!

    ResponderEliminar
  18. Hola Pilar!!! Me encanta la carne de las carrilleras, son super blanditas y si encima las haces a fuego lento y con ese toque de vainilla, ya no te digo como tienen que estar, bsss.

    ResponderEliminar
  19. Tiene una pinta de estar muy jugosa, de esas carnes que se te deshacen en la boca, habrá que probarlas, besitos de ladulceali

    ResponderEliminar
  20. Pilar, guapa, lástima que ultimamente no tengo tiempo para cocinar con tranquilidad porque me ha encantado esta receta. No obstante la guardaré para cuando tenga un poquito más de tiempo. Besicos.

    ResponderEliminar
  21. Me encanta, Pilar. Yo creo que aprovecharé el fin de semana para probarlo. Algún guiso que he probado con canela queda espectacular, así que imagino que el toque de vainilla irá por ese camino. Yo tampoco batiría la salsa. El sabor cambia, y mucho, y la textura también. Yo creo que a este tipo de estofados el va perfecta. La idea de confitar las patatas con romero también me parece una gozada. Vamos, un plato de 10.

    ResponderEliminar
  22. Pero que rico!!
    Me encanta la pinta que tiene.
    Un besote
    Lila

    ResponderEliminar
  23. ME ENCANTA LA MEZCLA DE LA PIÑA CON LA VAINILLA Y LA SALSITA UMMMMMMMM DE RECHUPETE TE HA QUEDADO¡¡BESINES

    ResponderEliminar