lunes, 21 de enero de 2013

BIZCOCHO DE NATA





De nata de la de verdad, de la buena, de la que odiaba encontrar en la leche o en el cacao y pedía a gritos que me quitaran con todo un repertorio de aspavientos infantiles. Cuando era una mocosa llevaban la leche a casa y había que hervirla tres veces. Bueno, hervirla y vigilar que no se fuera. Aquello era un suplicio porque daba igual con la fijación, interés y concentración que mirases el cazo que aquello se iba y el chivato era el olorcillo a leche quemada que quedaba en la cocina. No había posibilidad de mentir ni de escaparse de la riña que venía después. Si puedes hacerte de nata auténtica no te pierdas este bizcocho, es una auténtica maravilla, suave y con una miga muy esponjosa.

Ingredientes:

1 decilitro de nata de leche
2 decilitros de harina
1 decilitro de azúcar
2 huevos
 ralladura de limón
1 cucharadita de coñac
1 sobre de levadura

Lo primero que llama la atención de este bizcocho son las medidas y lo segundo es que no lleva aceite ni mantequilla. La receta es de un antiguo libro de cocina de mi madre que llevo veinte mil años diciendo que voy a llevar a encuadernar y que el día menos pensado se me deshace.




1. En un recipiente se ponen la nata y el azúcar y se mezclan bien. Aquí tuve un pequeño problema porque la cantidad de nata que especificaba la receta me quedó una masa muy, muy espesa y difícil de trabajar. No sé si era porque  había tenido congelada la nata y al descongelarla la consistencia cambió o por qué. El caso es que le añadí 100 gr de nata de montar y se arregló la situación.

2. Añadimos los huevos, la harina con la levadura y removemos con una espátula durante unos minutos. Finalmente incorporamos la ralladura de limón y el coñac.

3. Vertemos la masa en un molde redondo untado con mantequilla y cocemos en el horno a 180º durante una hora o hasta que al pincharlo con un palillo este salga limpio.

Dejarlo enfriar si os dejan.

48 comentarios:

  1. Me muero por un cachino de tu bizcocho y es que me vuelven loca y este de nata más, besos

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta deliciosa, Pilar!!! Me encantan este tipo de bizcochos así que éste no me lo pierdo!!! Lo probaré
    besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Que razón tienes odiaba la nata en la leche de pequeña era algo que odiaba de niña ahora ya no hay de esa leche de vaca y es dificil de conseguir...El bizcocho no dudo nada de que estara de cine la nata, nata le dara la frescura autentica que an este tipo de productos...Besos

    ResponderEliminar
  4. Es un bizcocho diferente al que estamos habituados a hacer y eso seguramente es lo que marca la diferencia, dándole esa textura especial y sin duda deliciosa. bs

    ResponderEliminar
  5. tiene que tener un sabor estupendo, sin duda la adaptare porque el saborcito de la nata le tiene que dar una textura muy rica!

    ResponderEliminar
  6. Que envidia( sana) Pilar poder comer ese rico bizcocho.Yo también era de las que no quería la nata y se la daba a mi madre y pensaba que asco.....jajajajaY ahora me encanta!!!jajajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Ayyy estos bizcochos de nata me pierden, que bueno¡ feliz semana

    ResponderEliminar
  8. Una propuesta estupenda, Pilar! Como he cenado solo una ensalada puedo comerme tranquila un trocito :D Podría hacerlo con nata para montar? ya me diras...Besico guapa!

    ResponderEliminar
  9. Un bizcocho superior!!
    Que recuerdos, cuando iba con mi lecherita a por la leche, mi madre la hervía y sacaba la nata.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. vaya corte tiene...se ve delicioso Pilar!! un besco

    ResponderEliminar
  11. Que delicia! vaya corte tan buenisimo. Tiene una pinta exquisita. bss

    ResponderEliminar
  12. Se ve delicioso el corte, con es miga dispuesta para mojarla en leche. Super rico te ha quedado.

    Saluditos.

    ResponderEliminar
  13. Qué rico, el sabor de los bizcochos de nata es lo mejor. Sólo he hecho una vez pero me acuerdo del sabor como si hiciera 5 minutos que me lo comí, es de esas cosas ricas ricas de verdad. Besos

    ResponderEliminar
  14. Tem um interior tão bom que até apetece dar uma dentada...
    Gostei muito.
    boa semana
    bjs

    ResponderEliminar
  15. El bizcocho se ve delicioso, menudo corte!!! Y que recuerdos lo que cuentas de la leche.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Que buena pinta, me encantan los bizcochos de nata porque no llevan mantequilla y son muy suaves. Un besito

    ResponderEliminar
  17. Es un lujo de bizcocho.En mis años de maestra rural tenía la nata para hacer los bizcochos, ahora es casi imposible de conseguir.
    Me gusta el aspecto rústico que le has dado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Qué lujo hacerte con nata, nata... Recuerdo las magdalenas de mi madre, hechas con una receta bastante parecida a la tuya, que yo he repetido un montón de veces con la nata UHT, y por desgracia, no tienen nada que ver, ni en sabor, ni en textura, pero ahora es lo que hay, así que habrá que conformarse.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  19. Ya imagino que es una perdición este bizcocho. Tiene que estar buenísimo!!! Un privilegio poder conseguir nata de la buena, como tú dices. Yo me tendré que conformar con nata de la mala, ja, ja...

    ResponderEliminar
  20. Qué buena pinta, tengo yo nata en el congelador esperando para hacer un bizcocho así!
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Desde luego se ve espectacular, ahora es más difícil hacerte con esa leche, yo la odiaba, me sentaba fatal encontrarte con la nata sobrenadando, mientras que veía a mi madre echarla en el pan con azúcar y comérsela tal cual. Besos.

    ResponderEliminar
  22. Me apunto lo del coñac! Me encantan este tipo de bizcochos, son deliciosos, esponjosos...

    ResponderEliminar
  23. A mí me daba un asquillo encontrarme la nata en la leche cuando bebía impresionante. La familia de mi madre es de Asturias y allí hacen un postre que se llama Natas, precisamente con eso, con la nata que queda de hervir la leche.... antes ni lo probaba, ahora me encanta. este bizcocho es genial, lo que pasa es que yo aquí no sé dónde conseguir nata auténtica. BS

    ResponderEliminar
  24. Tiene una pinta increíble. Quien pillara un pedacito.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  25. Un bizcocho de los buenos de verdad, con esa nata no puede ser de otra manera. Guarda la joya en buen estado por favor!!
    Besos

    ResponderEliminar
  26. La verdad es que se ve genial, me gusta …… son fantásticos

    ResponderEliminar
  27. Maravilloso bizcocho. Yo tengo el mismo recuerdo, somos tres hermanas y cuando íbamos a la cocina había tres vasos de leche con cacao, yo le decía a mi madre ¿lo has colado? sí..., ¿le has echado azúcar? no... y siempre era mentira, me tocaba coger otro vaso y el colador, lo del azúcar ya no tenía solución. Manías que tiene una. Besos

    ResponderEliminar
  28. Qué tierno se ve, ummmm...
    Habrá que probarlo! :-)
    Besos,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  29. Yo también odio la nata en la leche pero daría lo que fuera por probar ahora mismo un trocito de tu bizcocho con nata :)ummmmmmmm. Un beso

    ResponderEliminar
  30. Que presencia tiene...me encanta, súper esponjositos!

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Ohhhhhh que rico, yo quiero un trocito!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  32. Que suerte poder adquirir esa nata¡¡me encanta¡¡¡y en postres les da un toque especial¡¡

    ResponderEliminar
  33. ¡Encuadernalo por favor, que no perdamos recetas tan ricas como ésta!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  34. Qué envidia me ha dado leerte! eso yo no lo he conocido pero los berrinches para que me quitaran la nata del vaso de leche caliente sí jajaja Buenísimo!

    besos

    ResponderEliminar
  35. Hola Pilar, te he contestado en mi blog. Gracias por visitarme corazón. besos

    ResponderEliminar
  36. Empezaria por la receta anterior y terminaria con este bizcocho fantástico... Aiss que hambre!!!
    CUIDATE NIÑA, aunque no lo parezca, no te olvido :)

    ResponderEliminar
  37. Yo también odiaba esa nata, de hecho la sigo quitando de la leche :S
    Pero en este bizcocho mmmmmmmmmmmm y remmmmmmmmmmmmm.

    Besos.

    ResponderEliminar
  38. Dioooooossssss!!!!
    Qué pinta!!!!
    Me lo apunto para hacerlo cuanto antes!

    ResponderEliminar
  39. jaja creo que todas tenemos un bizcocho de nata con medidas "sin medidas" en viejas libretas de recetas, desde luego este tuyo se ve espectacular, lo apuntaré al lado del mío porque es un clásico.
    besos

    ResponderEliminar
  40. Ay que ricoooo, con el tiempo que llevo sin hacer un bizcocho se me ha hecho la boca agua al ver el tuyo, así que me quedo con la receta. Besicos

    ResponderEliminar
  41. madre mía que miga más buena que se le ve y jugoso,jugoso¡¡¡este hay que probar a hacerlo pero ya¡¡besines

    ResponderEliminar
  42. ¡Muy delicioso! ¡Tiene un aspecto fantastico, esto me lo apunto!

    ¡Soy una nueva seguidora de tu blog, me gusta mucho y es my lindo!
    si quieres te pasas por mi blog de cocina!

    ¡Hasta pronto!
    Michela

    ResponderEliminar
  43. Te leía y me veía cuidando la leche "que no se fuera", mi abuela guardaba esa nata y cuando tenía no sé cuanta cantidad, hacía un bizcocho de limón. Jamás he vuelto a comer un bizcocho igual, hoy en día, se puede comprar esa nata?
    Besos!!

    ResponderEliminar
  44. Pasé a visitarte un momento.. y me quedo!! Esta genial tu blog, ya desde ahora nos aocmpañamos en esta larga trayectoria! besos!

    ResponderEliminar
  45. Leyendo el post, he retornado a la infancia, cuantas broncas por lo mismo, la leche que se había salido como una loca del cazo, pero también cuanto disfrute con aquellos bizcochos aquellas galletas, aquella mantequilla... Te das cuenta, has preparado un bizcocho y evocador.
    Un bico

    ResponderEliminar